Las Siervas de San José, la galería de la plaza San Román y la casa de los condes de Francos



En el año 2017 la congregación religiosa femenina de las Siervas de San José celebró el centenario del colegio de la Sagrada Familia en su actual emplazamiento de la calle Marquesa de Almarza. Un antiguo recinto que fue en su día sede del Hospital General de la Santísima Trinidad antes de ser trasladado, a principios del siglo XX, a la nueva sede del paseo de Carmelitas. Los muchos años de utilización del solar y las numerosas reformas efectuadas en él le han convertido en una variopinta amalgama de elementos arquitectónicos, algunos de ellos con un gran valor artístico e histórico. Tal es el caso de la doble galería adintelada plateresca de la plaza de San Román.

Estado actual de la galería de la plaza de San Román. Se observa, junto a ella, el torreón
construido entre 1776 a 1778 con planos de Juan de Sagarbinaga por la Universidad
de Salamanca en terrenos comprados al Hospital General. Sirvió como anfiteatro anatómico
sustituyendo al antiguo teatro anatómico de San Nicolás establecido en 1554 en la iglesia
mozárabe de San Nicolás de Bari en el arrabal del Río y que fuera el primer establecimiento
de su clase en España. El anatómico de San Román estuvo operativo hasta 1926 cuando
se puso en funcionamiento un nuevo anfiteatro diseñado por Santiago Madrigal
en la cuesta de Ramón y Cajal.


Muchos salmantinos saben que antes de 1977 esta galería tenía su orientación invertida, hacia el interior del colegio. El acuerdo entre Josefinas y Ayuntamiento permitió que pudiera ser admirada públicamente y dignificara la plaza de San Román. La intervención urbanística cumplió sobradamente con su objetivo, a pesar de que a lo largo de los años se han venido produciendo frecuentes deterioros y gastos como consecuencia de las muchas pinturas vandálicas que la falta de civismo produce en tan recoleto lugar.

la Galería de la casa de los condes de Francos hoy en la plaza San Román
hacia el interior del colegio de Las Siervas de San José
Galería de los condes de Francos. Siervas de San
José. Fotografía de Guzmán Gombau


Algunos salmantinos saben que esta galería fue el patio de la antigua casa de los condes de Francos. Esta casa fue adquirida por las Siervas de San José en 1899 ante la creciente necesidad de espacio que su misión educativa requería y que superaba ampliamente el que ofrecía su casa central en la llamada “casa de Santa Teresa”, en la calle de los Condes de Crespo Rascón. El edificio de mediados del siglo XVII, a pesar de las modificaciones sufridas, contenía todavía numerosos elementos de gran mérito artístico, entre ellos su patio porticado.



Estado original del patio de la casa de los
condes de Francos antes de su derribo en
1917. Fotografía de Ramón Buxaderas
en el libro la casa y la vida en la antigua
Salamanca 
de Apraiz



La misma fotografía de mejor calidad
pero de excesivo contraste que no
permite siquiera vislumbrar la riqueza
de dinteles y jambas de las puertas de
acceso al interior de las galerías


Pocos salmantinos, sin embargo, conocen el lugar exacto donde se ubicaba la mencionada casa de los condes de Francos que estaba en la desaparecida calle de Ramos del Manzano, llamada así en honor del primer conde de Francos, D. Francisco Ramos del Manzano, catedrático de leyes de la Universidad de Salamanca al que el rey Carlos II le otorgó el título por los servicios prestados a la corona. La casa, o mejor, las casas ocupaban un amplio espacio entre la citada calle de Ramos del Manzano y la calle de la Parra prácticamente frente a la calle Varillas tal como podemos apreciar en la imagen aérea de 1915, captada por un aerostato militar, en la que se aprecia perfectamente su artístico patio.


Imagen aérea de 1915, captada por un globo aerostático militar, en la que hemos situado
algunas señales para localizar la desaparecida casa de los condes de Francos


El proyecto de apertura de la Gran Vía, a pesar de su lento desarrollo, amenazó desde 1903 la integridad del solar del colegio de las Siervas de San José instalado en la casa de los condes de Francos y estas decidieron, en 1915, ceder al Ayuntamiento, en expropiación voluntaria, los terrenos necesarios para la nueva vía al tiempo que ponían en venta el terreno restante del solar en el que todavía se podría construir uno o varios edificios con amplia fachada a la nueva avenida.
En 1916 adquirieron el cercano solar del Hospital de La Santísima Trinidad, abandonado tras la apertura del nuevo edificio hospitalario. Efectuadas las reformas necesarias, las Josefinas abrieron su nuevo colegio en junio de 1917, la calle donde se encontraba el acceso principal, que hasta entonces se había llamado calle del Hospital, comenzó a nombrarse calle de la Marquesa de Almarza y en el interior del recinto quedó instalado el viejo patio de la casa de los condes de Francos debidamente enderezado por magia del arte de la albañilería y convertido en recta galería.


A la derecha de esta imagen de D. Guzmán Gombau se encuentra el edificio de viviendas
y locales comerciales construido en 1918 con planos de Joaquín Secall en el resto
del solar de la casa de los condes de Francos que no fue cedido a la Gran Vía.


La antañona casa de los condes de Francos fue derribada en 1917 para hacer sitio a la Gran Vía. Sobre el solar restante se construyó en 1918 un soberbio edificio de viviendas y locales comerciales con planos de D. Santiago Madrigal. De este edificio, también desaparecido en la actualidad, queda todavía una parte de su solar sin construir y sumido en el abandono.

Últimos restos en la Gran Vía del edificio
diseñado por Santiago Madrigal

Estado del solar abandonado

C.H. fc 18/03/17 Rev. 00

Para saber más:
"La casa y la vida en la antigua Salamanca" de Ángel de Apraiz, edición de 1942
"Salamanca desconocida" de Julián Álvarez Villar, Caja Duero 2003