Cándido Ansede Requejo





Hacia 1878 Anselmo Ansede Lorenzo adquiere varias destartaladas casas en la esquina de las calles de Toro y Ventura Ruiz Aguilera y levanta un moderno edificio que albergará el Café, Restaurante y Casino “Las Cuatro Estaciones”, transformando en 1885, las dos plantas superiores en Hotel, en el que nace en 1888 su hijo más pequeño Cándido Ansede. 

Café de las Cuatro Estaciones, Toro 18

        

Tras unos años de moda, en 1890 se insta la suspensión de pagos de Ansede y Cía. y pese a que la Junta de Acreedores les concede una moratoria de 5 años, arruinado Anselmo parte para Zamora con su numerosa familia de 5 hijos (su esposa había muerto unos meses antes de la quiebra) y pretende el traspaso de una fonda, viviendo durante dos años intentando iniciar nuevos negocios o encontrar trabajo, fracasando en ambos empeños. 

Se suceden las desgracias familiares y fallecen dos de sus tres hijos varones, uno en Zamora y el llamado Segundo poco más tarde en  Salamanca y una de las hijas padece una enfermedad crónica, cuando Cándido solo cuenta 12 años y se ha de poner a trabajar en una imprenta donde le dan la comida de mediodía. Fallece Anselmo en Zamora en 1905.

Se adjudica la subasta pública del complejo “Las Cuatro Estaciones” al comerciante de la Plaza Mayor 41, Tomás Alonso del Moral. Todavía en setiembre de 1901 siguen los embargos a la firma de Ansede y Cía. y se subasta la finca “La Granja”, por no pagar a la Caja de Socorros de Crespo Rascón, adjudicándose la huerta al político, catedrático y escritor don Luis Maldonado y al droguero Cándido Torres. 

Cándido a los 14 años se traslada a Salamanca y entra a trabajar en la fotografía de Pedro García, que se encuentra establecida en el número 6 de la calle de Libreros, en el Corral de Guevara y que se anuncia como “fotografía moderna, se hacen retratos en pintura, fotopintura en cristal y esmalte. Ampliaciones y platinotipia. Especialidad en retratos de niños”. Pasa luego a la del francés Jean Poujade y Salsou, de quien se afirma que desaparece de Salamanca en 1883, por haber abierto un estudio en Burgos, en la calle de san Juan 35, pero donde trabaja Cándido con Poujade es en las Afueras de san Bernardo 9 y en noviembre de 1902 se traslada a Toro 60, 2º donde todavía se encuentra en setiembre de 1904. El 30 de junio de 1905 traspasa el negocio definitivamente y marcha a Burgos, donde fallece. 
Antes de la separación de los dos hermanos y al desaparecer la firma en 1904, cuando Venancio Gombau se independiza y abre estudio en la calle del Prior 18, Cándido sigue sus pasos.


Cándido Ansede y Ángel Juanes


En 1911 sigue trabajando con Venancio Gombau a plena satisfacción de ambas partes, simultaneando con los estudios en la Escuela de Bellas Artes de san Eloy, pero en sus deseos de ganar algo más de dinero pide un aumento de sueldo al Jefe pero éste no accede por lo que decide establecerse por su cuenta en colaboración con su buen amigo, gran aficionado a la fotografía, el profesional platero Ángel Juanes, que tiene el negocio junto con un hermano, del que se separa por cuestiones familiares.

Inauguran el estudio en el Paso de las Carmelitas en 1912 con el nombre de “Fotografía ANSEDE Y JUANES” con pocos medios y mucho entusiasmo. Disponían de una máquina de 18 x 24 de segunda mano y con tal de que el negocio marchara no retiraban cantidad alguna de los ingresos para sus necesidades particulares, invirtiendo todo en mejorar las instalaciones y el equipamiento. Al año de asociarse y para huir del extrarradio, donde habían permanecido los anteriores fotógrafos, abrieron una sucursal en la plazuela de los Bandos para experimentar un nuevo tipo de retratos, con un juego de espejos. Pero la novedad no dio el resultado apetecido y cerraron a los 3 meses.


Tarjeta postal de una bailarina o canzonetista
“Fotografía ANSEDE Y JUANES”


En estas fechas popularizaron su fotografía por haber conseguido el retrato de personajes célebres como el actor Enrique Borrás, las actrices Julia García y Natalia Daina, el torero Juan Belmonte o el escultor Mariano Benlliure.

En 1914, apareció un fotógrafo ambulante madrileño Luis Saus González, nacido en 1885, relojero fracasado, que viajaba por España retratando patios y monumentos que reprodujo en tarjetas postales comercializadas, especializado en grupos de colegios y les convenció para dar el salto a un local céntrico y dotado de todo el material moderno posible. Se trasladaron a la calle de Toro 96, renovando todo el material y adquirieron otra máquina para retratar, pero todo de segunda mano. Titularon el estudio “Fotografía WANDERMAN”, nombre que desaparece en 1916, casi al mismo tiempo que Luis Saus que sigue su peregrinar hasta que se instala en Madrid definitivamente en 1923 en la corredera Baja, de donde pasó a la calle de Santa Isabel 17 y finalmente a Sevilla, 6, siendo conocido por “el artista de los artistas” y al estallar la guerra civil se afilia a la Unión fotográfica, con su estudio SAUS. Según apreciación personal el mejor retrato efectuado en su vida fue el del actor Enrique Borrás, con el atuendo del personaje de “El Alcalde de Zalamea”, quien como hemos visto también había sido retratado por Ansede, ya en 1914.

Sin hipotecas lograron un estudio por el que pasó toda Salamanca y eran requeridos para todas las fiestas, especializándose en la confección de las orlas de fin de carrera de los estudiantes salmantinos. Ayudaba en el estudio la esposa de Cándido, Luisa Sánchez Zúñiga. 


Orla de Medicina 1917-1918 con la presencia de Pablo de Unamuno. 
Fondo Miguel de Unamuno USAL.


Hacia 1920 comienzan a aparecer sus fotografías en revistas, periódicos o libros y en la edición de folletos gráficos sobre espectáculos. Así facilitan material gráfico a La Acción, La Época, El Día, La Correspondencia, La Esfera, La Gran Vida, Heraldo Deportivo, El Heraldo de Madrid, Mundo Gráfico, Mundo Sport, Crónica, La Voz, Ahora, Estampa, La Nación, El Imparcial, El Nuevo Mundo, El Sol, El Siglo Futuro, ABC y Blanco y Negro. En 1933 editan una colección de tarjetas postales con imágenes salmantinas. 


Isabelita Castaño vestida de charra. Portada del periódico
Ahora (Madrid) del 30 de abril de 1935.
Hemeroteca Digital BNE

Una de las postales de 1933 de la editorial Rivadeneyra con imágenes 
salmantinas realizadas por Ansede y Juanes 


Dedicaron sus esfuerzos al retrato, conservándose pocas del medio social, de sus amigos, de su familia o de su casa. En cambió fotografió cuadros, dibujos, esculturas, lo mismo del natural que de revistas y grabados. 

Hacia 1916 alquilaron un local en el paseo de la Estación para el negocio de las ampliaciones del que Juanes era especialista, pero no consiguieron captar mujeres especializadas en esta faceta, aunque algunas siguieran en otros menesteres. Falló lo de las ampliaciones, aunque Ángel persistió en la idea y cuando se trasladaron al nuevo local en Toro 45, en setiembre de 1925, frente a la calle Deán Polo Benito, se desentendió de la fotografía, dedicándose al nuevo negocio con lo que se disolvió la sociedad. Juanes comenzó a realizar estudios para operador de cine y Cándido se quedó a solas con la FOTOGRAFIA ANSEDE, especialidad en foto coloreada, a finales de 1933.

Uno de sus ídolos fue Unamuno, como lo había sido de su maestro Gombau, del que coleccionó 130 fotografías (entre retratos originales, reproducciones de fotos antiguas y de caricaturas) y un  abultado conjunto de clichés de algunos manuscritos. 


Miguel de Unamuno leyendo en su casa de la calle de Bordadores. Salamanca, 1925.
(Col. Cándido Ansede. Tatane Ruiz Ansede. Filmoteca de Castilla y León).


Otro retrato fetiche fue la familia de Carmina Martín Gaite, a la que siguió desde su nacimiento en 1925, con fotografías casi anuales, sola o con algún miembro de la familia: hermana Ana María, madre María, padre José Martín López, tíos maternos Joaquín y Vicente u otros familiares. El hecho se debió a que Vicente Gaite Veloso, médico hermano de su madre, vivía en Villar y Macías, 2, esquina a Toro, en el mismo edificio en que se instalaron ANSEDE Y JUANES, al trasladarse desde el número 96, antes de recalar definitivamente en el número 45, duplicado, naciendo al año siguiente Carmen, su única hija.


Carmen Martín Gaite y su hermana Ana María
retratadas por Cándido Ansede
Biblioteca Digital de Castilla y León.

Se hizo célebre el retrato de Romana “La Merenguera” con su larga saya oscura, pañolón ramajeado sobre los hombros, peinada con moño de picaporte, la enorme cesta al cuadril y el abanico en la mano diestra.

En 1927 vienen celebrando una tertulia diaria en el café Pasaje: Leoncio Martín Pérez, poeta y profesor de francés, Vicente Marcos, aficionado al teatro actor y cantante, componente de la asociación teatral “Bohemios”, oficial de notaría y empleado de “La Electra”, Ángel Juanes y Cándido Ansede. Se embarcan en la empresa de sacar una revista de publicación mensual que se titulará “Salamanca y sus costumbres” con artículos etnográficos, ilustrados con fotografías. Se publican 12 números a lo largo de 1928 y ha sido reproducida la revista en edición facsímil bajo la dirección de José Antonio Bonilla, en 1993. 


1º número de la revista Salamanca y sus Costumbres, enero 1928


Celebra una Exposición de su obra, con 110 fotografías, en la Casa Charra de Madrid, en mayo de 1933. 


Cándido Ansede en 1933 fotografiado en la exposición
de la casa Charra de Madrid.
Tatane Ruiz Ansede


 En una Exposición organizada por el Liceo de las Artes y la Real Sociedad Española de Alpinismo “Peñalara”, creada en 1913, presenta 9 fotografías sobre Salamanca destacando las tituladas “Anochecer” y “Paisaje de las Batuecas”.

En 1968 se celebra una Exposición a iniciativa del Centro de Estudios Salmantinos titulada “Salamanca de ayer” con reproducciones del archivo de Ansede.

A partir de 1933 Cándido comienza a desfallecer al quedarse solo, sin el apoyo de su compañero tantos años, teniéndose que hacer cargo de tanta responsabilidad como compartía. Pocos meses después, el 17 de setiembre de 1934, fallece su hermana Joaquina, profesora de bordado en la casa Singer, a la que consideró siempre no sólo su madre sino también su padre, que perdió con 17 años. Comienza la guerra civil y le sigue la europea, circunstancias que hacen mella en persona tan sensible como Cándido, con lo que se refugia en la lectura y en la escritura, dejando el negocio en manos de su esposa y también de su jovencísima única hija Carmen, que hacen lo que pueden. Se agrava su aislamiento al morir ésta en 1962, con 36 años y su esposa, Luisa Sánchez Zúñiga, vive hasta 1981. 


Carmen Ansede fotografiada por su padre, Cándido Ansede.
Fotografía propiedad de su nieta Carmen López Ruiz (F.A.S.)


Sobre 1940 entra como aprendiz José María Vicente Conde y más tarde su hermano Jesús, quienes sacan adelante la empresa. Al morir Cándido el 1 de julio de 1970 continúan y en su homenaje llaman a la firma “Ansede Fotografía”, situándola en Zamora, 84, entresuelo y aunque Jesús fallece en 1978 y José María en 2012 sigue la empresa en manos de sus herederos. 

El grueso del Archivo de Ansede está compuesto por 945 negativos, sobre soporte de cristal o celuloide, aunque al estar algunos duplicados el número se eleva a más del millar. Fue depositado en la Filmoteca Regional de Castilla y León por su nieta y en el apartado de Unamuno existen 130 fotografías y un conjunto de clichés de algunos manuscritos.


José María Hernández Pérez
08/04/2020 Rev. 00




Bibliografía:

Cándido Ansede. Fotógrafo de Salamanca.-Tatane Ruiz Ansede, 1992

Aquella Salamanca.- Cándido Ansede. 2009