Las "pintorescas escaleras de madera" en el nº 5 de la plaza del Poeta Iglesias.


Fotografía de Almaraz publicada en El Adelanto del 16 de enero de 1932


El pie de foto rezaba así, "Un grupo de casas, en uno de los sitios más céntricos de la ciudad, con las pintorescas escaleras de madera, de acceso a las mismas, que tanto hacen de reír a los turistas".
Esta es su historia:

La relativa bondad económica de la década de los años 20 permitió una limitada modernización de la ciudad. Se renovó el caserío de algunas calles céntricas como las de Quintana, Rúa, Zamora, plaza del Mercado y plaza del Liceo dándole su actual fisonomía. Se construyeron nuevos edificios de servicios como el de la Telefónica o el de la Caja de Previsión Social en la Plaza de los Bandos. Además, el Ayuntamiento presentó un plan de mejoras que incluía actuaciones en pavimentación, saneamiento, alineaciones y modificación de rasantes. Para la financiación de estas obras de infraestructura, el municipio recurrió al recargo de la “décima” sobre las contribuciones industriales concedida por el Estado, aumentándose los ingresos con la venta de los terrenos del viejo edificio de la Audiencia en la plaza del Poeta Iglesias.

A finales del mes de enero de 1927, el Ayuntamiento presentó las bases del concurso de enajenación de este solar que requerían del adjudicatario la construcción de un Gran Hotel dotado de todas las comodidades modernas a fin de servir de digno acomodo para los visitantes de la ciudad. Esta era una de las iniciativas, junto con la mejora de las comunicaciones, que las instituciones salmantinas pretendían poner en marcha para el desarrollo del turismo, actividad que ya entonces era considerada como una fuente de riqueza para Salamanca.



La parcela de 1577 m2 se encontraba sometida al plan de modificación de rasantes que suavizaría las importantes pendientes de la zona y que incluía la expropiación y derribo de los números 10, 14 y 16 de la plaza del Peso para permitir la mejor ubicación del hotel, alinear las aceras y rebajar la pendiente con la calle San Justo. La modificación de las rasantes afectó también a los vecinos de la plaza Poeta iglesias y de los Portales del Lino (San Juan de la Cruz y plaza del Ángel).
El edificio de la Audiencia comenzó a derribarse el 30 de Abril de 1928 y de inmediato comenzó la construcción del Gran Hotel que fue inaugurado el 2 de mayo de 1929. Durante ese intervalo de tiempo se efectuó la pavimentación de la plaza del Poeta Iglesias. El derribo del kiosco-bar Centro, que "estorbaba" en ella, permitió una plaza expedita con una sola farola en su centro. La pavimentación fue mixta con adoquines de granito en las zonas de tránsito pesado y baldosas de mosaico de hormigón en el resto. Este último resulto ser un fiasco y tuvo que ser sustituido en muy poco tiempo.



La modificación de los niveles del suelo en la plaza del Poeta Iglesias afectó especialmente al edificio número 5 que quedó alterado en sus alturas. En la zona más baja, hacia el hotel, el sótano afloró por encima del nivel del suelo (El Mesón de Gonzalo) y quedó elevada su planta baja (hoy también Mesón de Gonzalo y hasta hace poco El Surtidor) que precisó de la construcción de escaleras de obra para su acceso con el consiguiente estorbo en las aceras. En la zona más alta fue necesaria la colocación de escaleras de madera provisionales (imagen) hasta que los propietarios modificaron los niveles del suelo de sus locales para enrasarlos con la calle. Tras un largo acuerdo con el Ayuntamiento, estos arreglos fueron costeados por los propietarios, pero con cargo a sus contribuciones municipales.

 C.H. fc 25/02/18 Rev. 00