Calle de María Auxiliadora


Textos en preparación.

Calle de Maria Auxiliadora en el plano basado
en Francisco Coello de 1858 y en 2012














Vista aérea del Colegio Salesiano Maria Auxiliadora y su entorno hacia 1950

Fundada por San Juan Bosco, la congregación salesiana, llamada así en honor de San Francisco de Sales, recibió la aprobación del Papa Pio IX en 1858. Llegaron a Salamanca en 1898, cuando fueron autorizados por Decreto Episcopal para instalar en Salamanca una comunidad y encargarse de la dirección y enseñanzas del Protectorado de Industriales Jóvenes, un establecimiento educativo benéfico que había sido creado en 1881, con el auspicio del obispo Padre Cámara, por las Conferencias de San Vicente de Paul, organización caritativa conformada por voluntarios católicos laicos. Las Conferencias salmantinas estaban presididas por D. Francisco de la Concha y Alcalde, registrador de la propiedad e hijo del que fue ministro de hacienda Sr. Juan de la Concha Castañeda. Las escuelas estuvieron situadas inicialmente en los bajos del Palacio Episcopal, para luego trasladarse al edificio del Colegio Calatrava y a partir de 1896 al número 3 de la calle de la Compañía, lugar donde se asentó el Instituto salesiano que se hizo cargo también de la parroquia de San Benito. Ante la escasa capacidad para acoger a todos los alumnos, la congregación salesiana adquirió unos terrenos en la Calzada de Toro, junto a la vía del ferrocarril de Portugal. En mayo de 1900, don Vicente María Schiralli, Director del Instituto salesiano de Salamanca, pidió licencia para la construcción de un nuevo colegio en esos solares bajo planos del arquitecto madrileño Joaquín de la Concha y Alcalde, hermano del presidente de las Conferencias de San Vicente de Paul. Este arquitecto, muy ligado a la arquitectura teatral, había presentado en 1895 los planos iniciales del Hospital de la Santísima Trinidad, luego modificados por el arquitecto Pedro Vidal. La licencia de obra fue concedida por la Comisión de Obras del Ayuntamiento de Salamanca previo pago de 150 pesetas.
La construcción del colegio alivió la precaria situación económica de muchos obreros salmantinos y contribuyó a la tendencia del crecimiento urbano de la ciudad por el norte. La construcción, aunque sobria, posee una innegable prestancia y fue objeto de admiración de propios y forasteros.
En septiembre de 1909 fue inaugurado el nuevo edificio que albergaría el colegio María Auxiliadora de los P.P. Salesianos y el Protectorado de Industriales Jóvenes, o colegio San Benito, bajo la misma dirección hasta 1922. 
Durante los años de la Segunda República y en la Guerra Civil el colegio se denominó, colegio Helmántico.
La actual iglesia del colegio, luego constituida también en parroquia, fue construida en 1945, transformándose la antigua capilla en teatro-salón de actos.

© C.H. fc 30/07/15 Rev. 00