La Caja de Ahorros y el Monte de Piedad de Salamanca

La calle Caldereros y la Caja de Ahorros
Fotografía de Ansede y Juanes, década de 1920


Irreconocible resulta la calle Caldereros acostumbrados a verla siempre en sentido contrario, encuadrando la imagen de la monumental torre del Clavero. Esta fotografía de Ansede y Juanes fue publicada en la Memoria de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de 1924, para ilustrar (señal cruz blanca) el lugar que sirvió de sede a la entidad financiera en sus inicios. Sin embargo esta no fue la primera sede de la Caja que comenzó su andadura el 1 de enero de 1881 en un edificio tomado en alquiler a D. Domingo González y situado en la Plaza de la Reina. Además, debemos advertir que la calle Caldereros y su edificios tendrían en esos años de la década de 1880 un aspecto muy distinto al que muestran en la fotografía de hoy y, con seguridad, semejante al que presentaban en la fototípia de Hauser y Menet, titulada "La torre del Clavero", que publicamos en su día (https://goo.gl/sY1ykd).

Herederas de los Pósitos y Montes de Piedad (montepíos), las Cajas de Ahorros fueron creadas como instituciones de crédito sin animo de lucro con el fin de fomentar el ahorro popular, luchar contra la usura, establecer un mínimo de prestaciones sociales y mitigar las necesidades de los sectores mas desfavorecidos de la sociedad. Aunque la primera caja de ahorros de España se estableció en 1834 en Jerez de la Frontera, no fue hasta la segunda mitad del siglo XIX cuando un nuevo marco legislativo favoreció su fundación y reguló su funcionamiento reformando y suavizando las exigencias legales anteriores.
Durante muchos años se debatió la necesidad de establecer en Salamanca un establecimiento de este tipo, pero no fue hasta 1880, con cierto retraso, cuando tras diversos acuerdos se celebró en la Universidad, el 22 de febrero de 1880, una reunión preparatoria que devengó en el establecimiento de una Caja de Ahorros, Monte de Piedad y Sucursales escolares en nuestra ciudad.

Trasladada desde la zona de la calle Bordadores, la familia Mirat había establecido en la calle Caldereros, a finales del siglo XVIII, su fábrica de almidones, origen de su posterior industria. Permaneció allí, por espacio de unos 90 años, hasta su traslado en 1875 a las nuevas instalaciones construidas sobre lo que había sido el monasterio de San Jerónimo en el camino a la Aldehuela. A partir de ese momento, libre de los desagradables olores de los procesos de fermentación del almidón, la calle Caldereros pudo ser más cómodamente habitada. Aunque al estar atravesada por la alberca o arroyo de Santo Domingo, y no estar esta totalmente soterrada, los miasmas y malos olores derivados de sus materiales en descomposición y aguas estancadas eran habituales, fundamentalmente en los meses de verano.

Solo dos años después de la creación de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Salamanca, el aumento de la actividad y la falta de espacio debido a las operaciones del Monte de Piedad motivaron el traslado desde la plaza de la Reina a este lugar en la calle Caldereros nº 3 propiedad de D. Juan Casimiro Mirat al que la entidad abonó, en concepto de alquiler, la cantidad de 730 pesetas anuales. Anteriormente el local había albergado el colegio de 1ª y 2ª enseñanza que fundó, en 1875, D. Manuel Durán y Araujo, el Ateneo Salmantino, y que trasladó en 1883 a un nuevo edificio construido, sobre el solar que había ocupado el palacio de Abrantes, en la plaza de Colón. 
La nueva sede de la Caja de Ahorros comenzó a operar en la calle Caldereros el 15 de noviembre de 1883 y permaneció allí unos años hasta su traslado a unas casas en la calle Zamora alquiladas a D. Manuel Blanco, que en 1900 pasaron a ser propiedad de la Caja tras la compra a su propietario.


© C.H. fc 04/02/16 Rev. 01 (26/09/18)




Un solar para la nueva sede de la Caja de Ahorros de Salamanca
Foto C. León, hacia 1965 (Archivo Caja Duero)


Acababan de desaparecer las construcciones de esta céntrica manzana situada junto a la calle de Zamora. En ella estuvo el viejo edificio que fue sede de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Salamanca. Había sido proyectado por el polifacético D. Cecilio González Domingo en 1903 y construido sobre el terreno que ocuparon las casas, adquiridas a D. Manuel Blanco en 1900, que habían servido, hasta entonces en alquiler, como domicilio de la todavía joven entidad financiera. 60 años después de su construcción, los nuevos tiempos exigían, por pompa y funcionalidad, unas nuevas instalaciones. 

Al solar de la vieja sede, se añadieron otros. Y así, en julio de 1960, un año antes de su declaración como Monumento Nacional, adquirió el vecino palacio de Garcigrande que, aún con modificaciones, conservaba dos fachadas de su antigua fábrica, a la plaza de los Bandos y a la calle de Zamora.
El proyecto, que incluyó la reforma e incorporación del palacio renacentista a la nueva sede, fue realizado en 1964 por el arquitecto D. Luis Gutiérrez Soto, con la participación y la dirección de obra de D. Ricardo Pérez Rodríguez-Navas, arquitecto titular de la Caja de Ahorros. La discutida intervención en el inmueble del siglo XVI consistió, además de su total reconstrucción interior, en levantar una galería retranqueada sobre la cubierta del antiguo edificio que unida a la nueva construcción amortiguaba la diferencia de alturas. A nivel de calle la unión de los dos edificios se realizó intercalando una portada inspirada en las de Gil de Hontañón. El nuevo inmueble de siete alturas por la calle de Zamora se remató también con una historicista galería, mientras que en la calle de las Isabeles el edificio se dividió con una zona porticada que rompió, extrañamente, la linealidad de las fachadas. La edificación, además de albergar la sede de la entidad financiera, había sido diseñada para disponer de una veintena de viviendas para sus empleados. El conjunto, todo realizado en piedra franca y de agradable equilibrio, fue inaugurado en 1969.

La imagen:
Así se vio el desnudo solar desde las ventanas del edificio de la Cooperativa Cívico-Militar durante el tiempo que duró el replanteo de la nueva construcción. En la acera de la calle Zamora, en el primer plano, todavía pueden distinguirse los restos de la fachada de la antigua sede, con dos alas laterales y un cuerpo central ligeramente retrasado, que en unión de otros restos parecen servir de valla para la obra. Se aprecia claramente la estrechez original de la calle de las Isabeles y las edificaciones del convento. Son visibles los edificios de la rinconada noroccidental de la plaza de los Bandos, la vieja casona de los Sánchez Fabrés y la vivienda del notario D. José Martín López, padre de Dª Carmen Martín Gaite, nacida en 1925 en este mismo edificio, en cuyos bajos estuvo la librería de lance de los hermanos Centenera. También se advierten varios edificios en la calle Crespo Rascón y de la plaza de Santa Teresa. Todos desaparecieron en 1978, cuando se llevó a la práctica un nuevo proyecto de D. Luis Gutiérrez Soto, que también contó con la intervención de D. Ricardo Pérez Rodríguez-Navas, con el que se completaron las instalaciones de la Caja de Ahorros y en el que destaca el teatro situado en la plaza de Santa Teresa. Estas instalaciones fueron inauguradas en 1981, durante los actos del centenario de la entidad.
A partir de 1991, un rosario interminable de maniobras empresariales y financieras, fusiones, uniones, adquisiciones, reestructuraciones, absorciones, etc., han terminado por convertir aquella cercana Caja de Ahorros de Salamanca en la actual Caja España-Duero que segregó sus actividades financieras y activos en el banco CEISS (Banco de Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria), hoy en manos de Unicaja Banco.


© C.H. fc 10/03/16 Rev. 00




Edificio Sede de la Caja de Ahorros de Salamanca en la calle Espoz y Mina
Fotografía de C. León, propiedad del archivo de Caja Duero


Notese, al final del edificio, la presencia, en la calle del Prior, de la vieja casa de los Tejeda que fuera sede del Gobierno Civil de Salamanca hasta 1948.

Durante la mañana del 9 de julio de 1932, cuando todavía faltaba un año para la inauguración del nuevo Teatro Coliseum, un pavoroso incendio en su inmediata vecindad destruyó totalmente el Hotel Pasaje en la calle Espoz y Mina. Antes de quedar completamente controladas, las llamas amenazaron asolar toda la manzana, incluso se temió que pudieran alcanzar la Plaza Mayor. Hacia las dos de la tarde, el fuego logró ser totalmente sofocado. Tras el suceso, los restos de las construcciones afectadas fueron demolidos, quedando un solar vacío durante largo tiempo.

En 1934, la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Salamanca inició la compra de los solares calcinados, además de otros anejos, con el objetivo de conseguir la propiedad de los terrenos entre el nuevo edificio Coliseum y la calle del Prior. La mayor adquisición fue la realizada en el mes de julio a D. Tomás Martín Bazán y familia a quien pertenecían los terrenos donde se encontraba el incendiado hotel Pasaje. 

Al terminar el año 1936, mientras la ciudad ejercía de capital del bando nacional en plena Guerra Civil, la institución bancaria anunció el inicio de la edificación en los terrenos. El encargado del proyecto fue D. Joaquín Secall Domingo, arquitecto de la entidad desde 1924, tras su dimisión como arquitecto municipal. Secall había diseñado, en 1934, dos edificios. El primero, de estilo marcadamente racionalista, para el nuevo hotel Pasaje. Este edificio estaba atravesado por el pasaje que le había dado nombre y aunque, financiado por la Caja de Ahorros, lo regentaría un industrial privado. Y un segundo edificio, inmediato al anterior y con una gran fachada hasta la calle del Prior, de estilo alejado de las corrientes racionalistas, y que se destinaría para nueva sede social de la Caja y viviendas de alquiler.

Sin ninguna celebración especial, la nueva sede de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Salamanca fue inaugurada el 16 de abril de 1939, la Guerra Civil había terminado el día 1 de ese mismo mes. 

Esta fue la cuarta sede de la entidad y lo fue hasta la inauguración de la quinta sede en el palacio Garcigrande en la plaza de los Bandos en 1969.
La primera sede, inaugurada en 1881, estuvo situada en una esquina entre la calle de la Reina y Caleros. La segunda, inaugurada en 1883, se situó en el nº 3 de la calle Caldereros, en un edificio propiedad de D. Juan Casimiro Mirat. La tercera, desde 1891, en la calle de Zamora nº 27 en unas casas alquiladas a D. Manuel Blanco, que luego fueron adquiridas por la entidad en 1900, reconstruidas en 1903 con un proyecto de D. Cecilio González Domingo en 1903 y finalmente derribadas para incluirlas en la sede de la Plaza de los Bandos.

Para saber más:

"125 años, Caja Duero, 1881 – 2006. Apuntes para la historia de una institución". Coordinador Antonio Delgado Guisando. Salamanca 2006.

"Historia de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Salamanca: 1881-1981". Zarza, Molleda y otros. Salamanca 1982.

© C.H. fc 29/07/16 Rev. 00