Plaza de la Libertad


Textos en preparación.

Plaza de la Libertad en el plano basado en
Francisco Coello de 1858  y en 2012












Algunas notas urbanísticas sobre la plaza de la Libertad
Venancio Gombau, 1919 
Fotografía publicada en la revista La Esfera el 7 de agosto de 1920



Lo cierto es que son pocas las imágenes antiguas de la plaza de la Libertad que podemos contemplar. Apenas un manojo de fotografías anteriores a la colocación en 1921 de los bancos corridos que habían sido retirados de la Plaza Mayor. Entre ellas, esta fotografía de Venancio Gombau de 1919 en la que aparte del palacio de Figueroa, sede del Casino de Salamanca que presenta una imagen anterior a la reforma que en los años treinta dirigió D. Santiago Madrigal, podemos ver un buen trozo del jardín que ocupaba este espacio urbano. 
La plaza o plazuela, en una terminología más de la época, cuyo nombre de la Libertad le fue otorgado en 1842 en honor a la liberación del dominio francés en la Guerra de la Independencia, había nacido ese mismo año con la ampliación hacia el norte de la calle Peripacho, (corrupción de Pelay Pacha) una estrecha calle que unía la calle Concejo con la de Cabrera, rebautizada Espoz y Mina también en 1842, a costa de algunos de los huertos y construcciones del convento de Carmelitas Descalzos que ocupaban la zona desde 1597 y que había sido desamortizado en 1836. El único vestigio del convento que ha perdurado hasta nosotros es la iglesia del Carmen de Arriba con entrada por la plaza de los Bandos. Su espacio, yermo y elevado respecto de las calles adyacentes, fue utilizado, según Villar y Macias, para celebrar corridas de toros, "dónde toreó por última vez en Salamanca el renombrado Montes"
La plaza de la Libertad fue ajardinada por primera vez en 1868 con un jardín diseñado por D. José Secall y colocada en ella, como homenaje a la batalla de Arapiles y a la revolución del 68, una columna dórica en la que un león rompía las cadenas que aprisionaban un escudo de España. La pieza, obra de D. Nicasio Sevilla autor también de la figura de Fray Luis de León en el Patio de Escuelas frente a la fachada de la Universidad, resultó muy deteriorada en los cambios políticos que llevaron a la Restauración en 1875, siendo derribada definitivamente en 1883. 
En 1909 se colocó un sencillo obelisco como recuerdo de los estudiantes fallecidos durante los Sucesos del 2 de abril de 1903, que desapareció probablemente a inicios de la Guerra Civil. El gran cambio en su fisonomía tuvo lugar en 1921 cuando se instalaron los asientos canapé, de piedra con respaldo de hierro, retirados de la Plaza Mayor. En esta intervención se modificó la vegetación del jardín con palmeras y cipreses que han caracterizado a la plaza desde entonces. La fuente y una linotipia de El Adelanto, ya retirada, fueron el resto del mobiliario urbano que la ocupó. Tras la Guerra Civil recibió el nombre de plaza de Onésimo Redondo, recuperando el de Libertad en 1979.


© C.H. fc 25/04/16 Rev. 00