Calle de la Compañía


Textos en preparación.

Calle de la Compañia en el plano basado en
Francisco Coello de 1858 y en 2012
















Casa de las Conchas. Foto Joaquim Morelló i Nart,1910


Así captó, en 1910, el excursionista catalán Joaquim Morelló i Nart el ambiente en el entorno de la célebre Casa de las Conchas. El cielo de la calle aparece trenzado con multitud de cables eléctricos. Frente a la casa, el atrio de la Iglesia que fuera del Colegio Real de la Compañía de Jesús se encontraba enrejado entre columnas de granito. Las rejas habían sido colocadas por la empresa de fundición de Maluquer en 1897.

De exquisita belleza y formas originales, el palacio fue establecido en el ámbito de la Puerta del Sol, acceso norte de la cerca vieja de Salamanca, y en el tiempo tránsito del Medievo a la Modernidad por D. Rodrigo Maldonado de Talavera, doctor en leyes por la Universidad de Salamanca y consejero de los Reyes Católicos. La casa originariamente estaba provista de dos altas torres de "cal y canto", de las que hoy solo podemos vislumbrar una y cuyo desmoche debió ocurrir, según pruebas documentales, en el siglo XVIII por sugerencia del arquitecto Gavilán Tomé que, por problemas de cimentación, mandó eliminar veintitrés hiladas y no, como muchas veces se sugiere, que fueran desmochadas en tiempos de los Reyes Católicos en el intento de que sus nobles no construyeran fortalezas en las que pudieran hacerse fuertes y belicosos.


© C.H. fc 13/05/15 Rev. 01



La Casa de las Conchas hacia 1900
 Tarjeta postal 15366 PZ de Photocrom Zürich

La tarjeta postal de la editora Photocrom Zurich, luego Photoglob Zürich, coloreada por el procedimiento de fotocromo, muestra el estado de la Casa de las Conchas hacia 1900. Se distinguen fácilmente las letras doradas en el borde con su número de catálogo 15366 y las iniciales PZ, característicos de la empresa editora.
La Casa de las Conchas construida a finales del siglo XV por D. Rodrigo Arias Maldonado constituye uno de los mas bellos ejemplos de arquitectura civil del gótico isabelino. Las conchas de peregrino son la característica más relevante de su fachada y fueron dispuestas en ella con el doble simbolismo de su matrimonio con Dª María de Pimentel, cuyo blasón familiar contenía esta imagen, y la pertenencia de D. Rodrigo a la Orden de Santiago. 
La postal, en los albores del siglo XX, ofrece un aspecto bastante actual. La desaparición de la verja metálica del atrio de la Clerecía, montada por la fundición Maculet en 1897, y un par de puertas abiertas en las construcciones colindantes en la calle Compañía son las diferencias mas significativas con el semblante del presente. Realmente esta apariencia es el resultado de una intervención en el inmueble a fines del siglo XVIII. 
La mala cimentación del edificio fue la causa del desplome, a principios de siglo XVIII, de la fachada a la calle de la Rúa siendo reconstruida en un estilo propio del siglo que corría. Por la misma razón y para evitar mas derrumbes y agrietamientos fue necesaria realizar en 1772 una profunda reforma que rebajó la altura de la torre que hoy se conserva entre la calle la Rúa y Compañía y se derribó otra en esta última calle. El zócalo de la fachada fue recalzado y la últimas filas de sillares bajo la cubierta fueron sustituidos, esta es la causa de la carencia de conchas en la zona superior.
A finales del siglo XIX, la calle de la Rúa fue alargada en línea recta hasta alcanzar la plaza de Anaya y en el espacio triangular formado entre ambas Rúas, la antigua y la nueva, fue abierta una pequeña plaza que en la postal se nos muestra arbolada. Este espacio mejoró considerablemente la vista de la Casa de las Conchas y de la Clerecía. 
Lo que verdaderamente afea la vista es la maraña de cables eléctricos que se entrecruzan para alcanzar las fachadas.

© C.H. fc 28/04/16 Rev. 00